Por Guillermo Mesa y Mario de Pena

El Consejo de la Facultad de Medicina habilitó la iniciativa del Departamento de Medicina Legal de designar dos áreas docentes con los nombres de Guillermo Mesa y Mario de Pena (Resolución N° 61 del 27/10/2011). Será un pequeño homenaje. Un reconocimiento a una escala tal que no hubiera generado incomodidad a dos personas cuya modestia y bajo perfil los mantuvo siempre a salvo del divismo y los deseos de figuración. Ambos fueron docentes universitarios determinantes de una época particularmente luminosa de la Medicina Legal uruguaya, que coincidió con la reconquista de la democracia en la Universidad de la República y en país. En ese período la Cátedra se abrió de par en par, la interdisciplina pasó a ser un rasgo identitario, y el paradigma de la especialidad mudó desde una perspectiva tanatológica hacia una perspectiva de derechos. El Prof. Dr. Guillermo Mesa Figueras (1939-1997) fue el líder académico y humano de ese proceso renovador y removedor. Fue un Catedrático muy singular, al que no le gustaba que lo nombraran como Doctor ni como Profesor (“profesores hay muchos, señores muy pocos“, solía decir). Su falta de vanidad no contradice la potente personalidad que lo adornaba, que también se expresó en su notable carrera quirúrgica y en la impronta que dio a su brillante labor como médico forense del Poder Judicial. Semejante carisma no le impidió saber conformar un colectivo de trabajo, darle participación y escucharlo. Dentro de los enormes méritos de su visión de la Medicina Legal, la distancia hace jerarquizar la tenacidad que exhibió para mantener el consultorio médico-legal del Hospital Pereira Rossell, que se constituyó en el primer antecedente nacional de inserción de la especialidad en el sistema de salud. El Prof. Agdo. Dr. Mario de Pena Fernández (1940-2002) falleció sin haber asumido el cargo al que había accedido por sus abrumadores méritos académicos. No necesitó ejercer como Profesor Agregado para ser una pieza clave del proyecto encabezado por Mesa. Su firme compromiso social y universitario se expresó en la Cátedra en una forma creativa y multifacética. Fue particularmente fuerte su contribución para la inclusión de la Bioética y los Derechos Humanos en la currícula de la carrera de Medicina. Además, su dedicación al estudio y la promoción de los derechos de las minorías marginadas fue una característica que marcó su paso por la Cátedra y a la Cátedra misma. Desde el 24 de noviembre de 2011 el Salón de Clase reacondicionado de la planta baja del Departamento de Medicina Legal llevará el nombre de Guillermo Mesa y la Sala de Reuniones de la Unidad Académica de Bioética el de Mario de Pena. No sólo será un acto de justicia hacia dos personas entrañables, sino un acto cargado de significados y de compromiso. Prof. Dr. Hugo Rodríguez Almada Montevideo, 31 de octubre de 2011